El ajedrez potencia diferentes habilidades y capacidades que ayudan a mejorar el rendimiento académico del estudiante, por medio del desarrollo del razonamiento lógico-matemático así como su capacidad de análisis. Es una herramienta integradora a nivel social, y un medio de difusión de valores.